El espacio de trabajo

¡Hola! Hoy vengo a desahogarme fugazmente. Quiero compartiros un pensamiento que me lleva acompañando años y es lo importante que es para mí disponer de un buen rincón para trabajar. Algo tuyo, algo en lo que te puedas sumergir y sentirte protegido mientras te dedicas en cuerpo y corazón a la creatividad. ¿Tenéis algo así en vuestras casas? Creo que me costaría mucho sentir como un verdadero hogar una vivienda en la que no pudiese tener mi sitio. Y durante años no lo he tenido, o al menos siempre ha sido un espacio público y no un lugar al que pudiese correr a refugiarme y sentirme a gusto. No sé si conoceréis la sensación o si os la llegáis a imaginar.

Sketching - Bocetos urbanos

¿Habéis salido alguna vez a dibujar a la calle? ¿O escuchado la recomendación de llevar siempre una libretita encima? Yo un montón. ¡Y es muy divertido! Para mí es un ratito de desconexión del ajetreo y una oportunidad para capturar recuerdos. Porque el soporte puede tomar muchísimas formas, desde un cuaderno dedicado a ello en exclusiva como los garabatos que ilustran mi diario. Es bastante común complementar estos bocetos con anotaciones o narrar algún acontecimiento relacionado con el momento capturado. Si os dais un paseo por las redes mirando cuadernos de sketching os vais a enamorar, seguro. Es algo tan personal, tan espontáneo... Incluso se han editado libros recopilando bocetos de ciudades, o hay artistas-viajeros que muestran sus paradas mediante ilustraciones en directo desde ese lugar, es genial.




Sobre aprendizaje y honestidad

Hoy toca reflexión. Me han propuesto a veces organizar talleres de gestión de proyectos, motivación, etc... Algo rollo "coaching" por lo que entiendo. Me lo he planteado algunas veces y a la hora de poner los papeles sobre la mesa he considerado buscar formación, libros y cursos sobre el tema... Lo que me llevó a pensar en algunas cosas sobre dar enseñanza que considero interesantes. ¡Os comento!

Hoy en día es relativamente sencillo acceder a cualquier información y obtener recursos y aprendizaje sobre muchísimos temas. El tener ese poder nos puede hacer creer conocedores de la verdad absoluta en ocasiones, o nos podemos sentir completamente cualificados para transmitirlo a otros o para desempeñar una labor en ese campo. ¿Os ha pasado?
Cuando me piden que enseñe algo intento hacer un ejercicio de humildad y de respeto por mi receptor. ¿Cuánto sé yo sobre esto? ¿Qué información me falta? ¿Cómo se aborda este tema a la hora de investigarlo? No podemos pretender formarnos en algo con sólo un par de búsquedas en google una tarde, por tanto creo que es honesto dejar claro el punto desde el que partimos. No nos hace peores ser conscientes de nuestras limitaciones y en cierto modo considero ¿irrespetuoso? ¿injusto? ponerse el título de algo para lo que no tenemos todavía una formación completa. Parece que no, pero un trabajo por sencillo que parezca requiere de un currículum de contenidos y de unas normalizaciones en las que muchas veces ni siquiera pensamos que existiesen. De muchísimas horas trabajando.

Bullet journal y gestión de proyectos

Hace un tiempo os traje un post donde os enseñaba el contenido de mi pocket journal, un diario de bolsillo con en el comencé a trabajar con algunas de las funcionalidades del bullet journal. Mi manera de utilizar este cuaderno y su contenido han ido evolucionando a la par que lo hacíamos yo y mis necesidades, y es por ello que hoy me gustaría haceros un tour por el sistema que utilizo actualmente para organizar mi día y mis proyectos artísticos.



Dear deer

Buenos días ciervo,
¿Cómo has dormido? Yo he soñado algo realmente extraño y quiero contártelo.
La historia comienza contigo y conmigo mirando el cielo de casi julio en medio de una noche de ambiente cálido. De repente una estrella cae en frente de nosotros. Tú aparentas estar tranquilo a diferencia de mí, que estoy petrificado.
La estrella rápidamente comienza a arder y el bosque cercano a ella brilla.
No sé qué hacer. Mis piernas tiemblan y mi mente se nubla. Pero tú siempre sabes qué hacer en cada momento. Así que corremos. Y mientras tanto, formulamos algunos deseos. No me puedo imaginar el por qué. Pero tú sí. Tú siempre lo haces.
Espero verte pronto de nuevo, querido mío.

Abrazos.