Curso creativo de Albanie Casswell desde Julia Cameron

[Voy a utilizar este post para ir recopilando mi progreso, con imágenes y reflexiones, de manera que sea accesible. Enlazaré el titular de cada semana con el post correspondiente de El Nido]

Albanie nos está descubriendo cada lunes en El Nido (clic) las herramientas de The artist´s way, un curso de 12 semanas para el desbloqueo creativo propuesto por Julia Cameron. Por qué lo voy a hacer  Todo lo que implique crear una nueva libreta me llama. Estoy saliendo, o eso quiero creer, de una racha de dos años de malestar generalizado, y en este tiempo he estado agradeciendo mucho las técnicas de evasión que empleo (coser, escribir, modelar...). Creo que seguir un curso colectivo de este tipo puede ser enriquecedor, porque además del trabajo manual que tanto me gusta podré compartir la experiencia y aunque en un primer momento me ha parecido "superficial" en cierto sentido no está de más darle una oportunidad a las cosas, más sabiendo lo bien explicado que suele ser El Nido y la positividad que me transmite.

Y sobre todo porque aunque creía que no, sí que estoy bloqueada de muchas maneras.



(Recordad, clic en este tipo de titulares y se os redirigirá al post guía)

Para mi cuaderno creativo escogí un blog liso de Tiger que tenía olvidado al fondo del cajón. De un primer intento de uso tenía escrita la tapa principal y el haber arrancado las primeras páginas había creado un desgarre en las solapas centrales. Lo arreglé con washi tape y me dejé llevar integrándolo todo, quedando una portada que no puede gustarme más, mi nuevo planeta.

La parte del censor resultó facilísima, ya que llevo toda mi vida dibujando monstruos pegote para representar todo lo malo y haciendo cómics e historietas con ello. Así que de un par de tarros de tinta ha salido este señor. No lo voy a tachar ni alterar, lo llevaré metido en el cuaderno para poder reírme de él cada vez lo abra. No creo que algo así pueda eliminarse de un plumazo, este tipo de monstruos crecen con nosotros -y seguro que tenemos alguno que sea el contrario, la voz que nos llame a crear-, y este en concreto aunque ha tenido diez decenas de aspectos diferentes es mi compañero de cancha y tengo que aprender a lidiar con él, porque el miedo también es importante, casi tanto como saber cuando hay que enfrentarse a él.


De momento no he creído necesario echar mano de las morning pages (pero miradlas, pues es una estrategía interesantísima también), pues ya hacía hace años lo de apuntar mis sueños nada más despertarme pero mi ritmo de vida (a prisas, siempre a prisas) no me permitía la inmediatez necesaria y siempre acababa registrando lo que recordase en un .txt por la noche. De todas maneras, sí que es cierto que el runrún en mi cabeza es constante y que suelo analizar todo cuanto pasa por ella, de manera que en cierto modo llevo años realizando este ejercicio.

Cita con el artista: La mía la he puesto los martes por la mañana. Voy a empezar mi segundo cuatrimestre del curso, y esta vez tengo una optativa en turno de tarde hasta las 9, por lo que volvería a mi pueblo entrada la noche. Las mañanas sin embargo siempre han sido mi franja dorada para trabajar, me cunde muchísimo más, así que como no me apetece nada este horario de tarde -al vivir lejos es un rollo- le sacaré algo bonito a ese día colocando aquí mi cita semanal.



He dejado escrito el ejercicio de llenar el pozo porque lo considero muy, muy importante. Nuevamente es una de esas cosas que llevo haciendo toda mi vida, alguna que otra vez me han dicho que tengo un ojo especial para las pequeñas cosas, pero es que considero vital saber identificar cuándo nos sentimos bien con algo y qué lo provoca. No sólo porque puedan encender la chispa creativa, sino porque pueden ayudar a escarvar felicidad, ese "no todo es tan malo". 
En mi caso, el agua caliente de la ducha mientras canto en inglés y en japonés, el contraste del agua fría en la cara, bucear, el aire cuando este huele a verano (prometo que existe esa sensación), desayunar con calma, tumbarse en la cama o en el sofá cuando la casa está vacía y hay silencio, cuando me acaricia y me abraza después del sexo y me sonríe y nos dormimos, pasear por el muelle en un día soleado...Estas situaciones suelen darme pie a pensar y divagar en positivo, además de llenarme de energía para trabajar más tarde.

Creo que lo importante es esto: la energía, la intención, la motivación. Estar dispuesto a echarse una mano y a pelear por uno mismo. Yo lo estoy.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
SEMANA 1: Recuperar la seguridad (Clic para ver el post guía)

Los primeros ejercicios se basan mucho en la introspección, en localizar los puntos que nos frenan y los puntos que nos empujan. Así que comenzamos empleando las armas de afirmación...



Comenzó saliéndome muy rápido y natural, debido a lo antes dicho, el runrún de mi cabeza se encarga de que tenga estas cosas muy presentes, de hecho me costó muy poco elaborar las transformaciones a positivo, con lo que concluyo que que no lo estoy haciendo mal, pero algo me impide creérmelo y tenerlo en cuenta.
De momento escribí cuatro creencias negativas, las cuatro tan básicas y comunes que las compartiré.

  • Estoy perdiendo el tiempo No. Estás aprendiendo, estás agilizando tu mente y te estás llenando de cosas que te gustan, que relajan, que son sanas para tu cabeza y que te encantará volver a ver.
  • A mucha gente se le da mejor que a mí Siempre hay alguien mejor, pero los parámetros de comparación se establecen en ti, contigo, en base a tu desarrollo personal y único. ¿Eres mejor de lo que eras hace seis meses, has aprendido algo nuevo, has cambiado algún hábito...?
  • Nadie se ha hecho rico con esto No necesitas ser rica.
  • No tengo dinero Eres joven, tienes todo el tiempo para ganarlo, eres trabajadora, ahorradora, minuciosa, eres capaz de hacerlo genial. Administra lo que tienes, algo tienes que tener, invierte en ti, cree en ti.
¿Que ocurre ahora? Que resulta que esa misma noche me di cuenta de que iba mucho más allá y que mi inseguridad se alimentaba de cosas mucho más pequeñas y en apariencia inofensivas. Porque resulta que yo confío y creo en mí, pero el mundo dice que son otras las aptitudes que debería tener. Como ejemplo, pensé en ese momento en toda esa gente apasionada del arte que me encanta leer, que se les da bien, que me inspiran... pero ninguna de esas tiene el arte como dedicación principal. Todos tienen otros estudios "más serios", de manera que si el arte "les estrella" tienen un colchón. Yo no tengo un plan B, estoy apostando toda mi vida a esto, únicamente a esto.

Y desde aquí puedo dar el salto a la GALERÍA DE MONSTRUOS.


Cuando todavía no había localizado esa serie de raíces negativas que menciono arriba, al hacer esta parte se me vinieron dos personas y dos conjuntos de persona casi al momento. Las dos primeras viven conmigo, lo que me hace sentir que mi casa no es un entorno seguro.

Los otros dos son, primero, los profesores de Bellas Artes. Resulta que mi supuesto entorno de creación es el espacio que más me aterra. "Así no" "Está mal" "Así no vas a aprobar" "Ponte las pilas" "Dais verguenza" "No os esforzáis". Para explicar bien la situación tendría que explicar muchos problemas que de raíz ya tiene el sistema educativo en general, pero desalenta y mucho que el que se supone que a de darte herramientas para crear sea el que provoque que dejes de hacerlo. Por ejemplo, ya no pinto, volveré a hacerlo algún día, pero gracias a 2º y a pasarme días llorando frente a mis cuadros con el pincel en la mano, a irme de clase corriendo porque me estaba dando un brote de ansiedad, a ver que a mis compañeros les sucedía lo mismo... De verdad que soy muy consciente de que la universidad es dura, que nada te lo dan hecho, pero de ahí a esto... no estoy muy convencida de que algo se esté haciendo bien. No concibo que sea el mismo espacio de aprendizaje y creación el que haga que los creadores desistan de crear por medio de enviar tantos mensajes negativos.

Segundo, he notado últimamente que en especial vía twitter me llegan muchos mensajes negativos también a diario. Sigo a muchos dibujantes como yo, y precisamente el que estén dentro del mundillo les da para mí una especie de argumento de autoridad a sus opiniones. Observarles me está desanimando mucho, pero creo que lo que necesito es cortar con twitter ya, o bien refrescar mi TL, cambiar de aires. Estoy encontrando más energía positiva en redes como instagram o pinterest, y aunque evidentemente no puedo hacerme la ciega ante problemas que existen y que desfilan ante mí también creo que es bueno buscar otras energías. El problema es el temor que me causa el querer actuar al margen, sentir que me estoy aislando yo sola. No sé, tiene miga el asunto y estoy sólo empezando a buscar, todavía le puedo sacar mucho más hasta solucionarlo, así que ya se irá viendo..

Dibujé muy esquemáticamente todas esas cosas y las emborroné con el dedo y con pintura, como se ve más arriba. SIGUIENTE PUNTO.

.

La galería de defensores me está costando mucho, no sé bien por qué, porque lo cierto es que en general siempre he tenido bastante apoyo para hacer lo que he querido hacer. Siempre he pensado que mi mayor defensa eran mis ganas de hacer cosas bonitas. Mencionaba arriba el buen impacto que están teniendo en mí redes como pinterest e instagram, especialmente esta última porque ahí sí conozco a la gente de manera más personal y su ayuda se manifiesta en que yo veo sus fotos, las leo, y me contagian sus ganas de hacer o su tranquilidad. También me animan un montón los comentarios que me dejan mis amigos cuando subo algún trabajo. 
Mi propuesta para esta parte va a ser entonces ir apuntando el nombre de la persona en cuestión junto con lo último bonito que me hayan dicho o lo último importante que haya aprendido de ellos.

Queda entonces mirarme a mí. Ahora mismo, soy plenamente consciente de mis puntos débiles, y de qué manera mi entorno contribuye a señalarlos. Mi entorno es complicado de cambiar (no puedo de la nada mudarme de ciudad, conseguirle un trabajo a mi padre, cambiar el modo en que mi familia ha vivido siempre, etc...). Pero es verdad que me está afectando y frenando un montón, en especial porque me siento atrapada. La solución pasaría entonces por ir modificando las pequeñas cosas, así que voy a hacer una lista. Mi reto de esta semana será ese, trabajarme un mejor entorno mediante la inclusión de cosas beneficiosas para mí, de momento sin tocar la política familiar. Si yo me siento limpia y ordenada me será más fácil seguir trabajando. Necesito mucha fuerta de voluntad y constancia para esta parte.

Escribí en una nube al lado de mi retrato mis puntos fuertes: el positivismo, las ganas de hacer bonito, la energía y a la vez la calma. 



OTRAS VIDAS

Después del mal rato, el ejercicio de imaginar otras vidas lo he disfrutado muchísimo. Ha coincidido que me he levantado y mis padres estaban saliendo para el médico, y mi hermana estaba en el colegio, así que la casa para mí. Esto ha contribuido a relajar mi estado mental y crearme el ánimo idóneo para dejarme llevar con esto.
  1. Vivo desde que nací en una gran ciudad. Estoy apuntada a diversas actividades y cursos y hago deporte. Tengo otro pelo y otro estilo de vestir, más cosmopolita. Estoy muy en contacto con la gente, tengo energías como para salir mucho, y frecuento cafeterías y restaurantes con encanto.
  2. He crecido biligüe, así que mi número de cuentas en redes sociales se ha duplicado porque empleo un idioma en cada una y tengo a gente diferente en estas. Mi experiencia del mundo es más amplia e interesante.
  3. Estudio cine y fotografía. Puedo permitirme ir con frecuencia al cine, escribo críticas y colaboro en revistas, visito mucho biblioteca y librerías y tengo por afición escribir cartas y enviar con ellas alguna de las fotografías que saco.
  4. Mi familia es nómada, y el viajar y probar tantas culturas me ha hecho dedicarme a la gastronomía. Tengo un blog muy popular para compartir mis impresiones y colecciono mapas.
  5.  Vivo en una casa muy grande donde tengo mucho espacio para mí, así que además de mi querida habitación con terraza tengo un cuarto creativo, donde pinto y hago figuras de arcilla que expongo luego por la casa. Aprovechando el espacio estoy empezando a interesarme por la botánica y el cultivo, así que pronto montaré mi propio huerto en el jardín.
Ahora tengo que escoger un trocito de esas vidas y hacerlo realidad, y entre las múltiples opciones he escogido el correo, coincidiendo con que descubrí la iniciativa del cuaderno viajero y me apetece un montón ponerla en práctica y enviar un cuaderno bonito en cadena por toda España.
Lo mejor ha sido darme cuenta de que puedo hacer realidad más trocitos de los que creo. El otro día me corté el pelo un poquito, he fijado fecha para ir de paseo por el muelle con antiguos amigos del bachillerato, ya había decidido apuntarme a inglés en verano, y creo que la fotografía, la gastronomía, la esculturay la botánica son cosas que tarde a temprano irán llegando, seguro.

Iré de tiendas para escoger la libreta más bonita que encuentre para el proyecto este martes, por lo que ahí tengo cumplida también mi cita con el artista de esa semana.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
SEMANA 2: AUTONOMÍA DEL TIEMPO (Clic para ver el post guía)

Esta nueva entrega del curso la recibí como agua de mayo, porque justamente esa misma tarde había intentando reorganizarme de nuevo y esta vez había decidido hacerlo en base a priorizar y simplificar, esto es, desprenderme de las cosas más superfluas (aunque me gustasen) para que menos sea más, y así poder dedicarme BIEN a unas pocas cosas que mal a muchas. Ahora tengo un interesante punto de reflexión, porque es verdad que no debería privarme de algo si me apetece hacerlo. Sobre todo porque sé que soy responsable y que por cada hora de ocio puedo haber tenido perfectamente diez de trabajo, pero también he de saber identificar las cosas que rellenan mi tiempo demasiado en proporción a lo que después obtengo de ello.

En mi mapa de seguridad no pensé mucho en eso y volqué corriendo todas las cosas que de verdad me llenan y disfruto, aquellas sin las que no me imagino mi vida. Resultó que muchas de las cosas que escribí tenían muchas papeletas de "caber" en mi rutina, y muchas otras que consideraba que me apetecía hacer no aparecían aquí, y esto me dio mucho que pensar, pero lo abordaré más adelante.

Quiero proteger la vocación, el orden, las ganas de salir, las exposiciones, el diseño y el concept art, la fotografía y el cine, las cafeterías y los restaurantes, la energía para cantar, las ganas de viajar, el tiempo con mis amigas y mi pareja, patinar, decorar, hacer cuadernos, estudiar todo lo que me guste...




He identificado varias situaciones negativas que me hacen daño sin darme cuenta y que además me provocan exigirme demasiado para hacer que me importen menos, así que en lugar de eso debería trabajar más por hacer que no me afectasen directamente. Y también un problemita que tengo en casa día sí y día también que aunque todavía no sé cómo podría solucionarlo creo que tengo que hacerlo pero ya....

LA TARTA DE SATISFACCIÓN


Sí, me doy un arte muy peculiar decorando, jaja.

Reconozco que me encantó dibujar el gráfico y los sectores y que me quedase bien y simétrico a la primera (aquí una no destacaba especialmente en los temas de geometría) y la verdad es que es un buen sistema para observar los puntos flacos de un vistazo.
Los aspectos de mi vida que he escogido son:
  • Universidad, 2/10 (casi que un secto por cada curso que he superado)
  • Arte, 7/10
  • Imagen personal, 6/10
  • Dibujos, 5/10
  • Vida, 6/10 (aquí añadí una línea en otro color para representar mi relación de pareja, 10/10)
  • Otros proyectos, 5/10
  • Aficiones, 4/10
  • Amigos, 6/10
  • Salud, 5/10
  • Cosas bonitas, 9/10
A simple vista parece el desastre total, pero siempre he tirado un poco a la baja y he dejado muchos sectores de margen simplemente porque seguro que mejora. Mi punto débil siempre es la universidad y las circunstancias que la rodean, y como es complicado que esto último cambie en el año y medio que mínimo me queda allí me confío en que una vez termine todo lo demás irá a mejor y de momento me haré cargo de las pequeñas cosas que puedo y debo intentar ir compaginando.

¿Qué cosas quiero cambiar de mi misma? La más importante pasa por estar más atenta a mi salud, sobre todo debo TRANQUILIZARME, y es que no es bueno ir con el corazón como un tren cada dos por tres. También debo saber valorar y reconocer mis capacidades y méritos, esto creo que es importante para todo el mundo.

¿Qué cosas quiero que cambien a mi alrededor? Demasiadas, últimamente pienso que mi entorno no es favorable para mí y necesito con urgencia un cambio de aires. No me empiezo a explayar porque no terminaría y son tantas pequeñas cosas conectadas que requieren una investigación a fondo para saber si puedo empezar a cortar por alguna parte.

AUTONOMÍA DEL TIEMPO

Otro tema para analizar a fondo, pero más me vale ponerme ya, porque he empezado el segundo cuatrimestre con un horario "maravilloso" (terrible, evidentemente), que me va a hacer perder todavía alguna hora más de productividad, todo por vivir lejos de mi facultad y pasarme los días encerrada dentro de autobuses interurbanos. Ayer tuve un pequeño logro personal con esto, y es que conseguí pasarme la hora de trayecto escribiendo sin marearme, creo que la noche y el sólo ver negro a través de las ventanas ayudan a aislarme mejor del movimiento, así que ya se verá si al final consigo aprovechar ese rato vacío.

Así que como una se figura, mi tiempo se reparte a grandes rasgos así:
  • Universidad (in situ)
  • Tareas de la universidad
  • Transporte (dos horas diarias y ahora los martes 3 horas)
  • Internet (redes sociales, investigación superficial, búsqueda de ideas, artículos...)
  • Mi pareja (nos vemos con suerte un par de sábados al mes, así que hablamos un rato largo cada noche)
Espacio para creatividad fijado, no hay, pero en vistas a que los martes van a ser muy agotares (ayer ya acabé llorando del cansacio, ¡en el primer día!) intentaré que algo caiga seguro por ahí...

Ya aprovecho y me vengo arriba y en vez de contar las 20 cosas bonitas para alegrar los días que apunté a continuación diré algunos de los proyectos que más ganas tengo de empezar...

- Quiero explorar mi cámara de fotos y sacarle el máximo partido, y hacer fotos preciosas que poder enviar por correo a quien las quiera adoptar.
- Quiero diseñar mi "marca personal" esos productos que sólo podría haber hecho yo.
- Quiero vender libritos en forma de PDF con todas esas cosas bonitas.
- Quiero dar el salto al papel y editar Las libretas bonitas de Zape, con todo ese material precioso y más.
- Quiero llenar lienzos de conejitos y colores pastelosos y hacer mini exposiciones que sean más como venir a visitarme, porque pienso poner una mesita con galletas en la entrada.

Y no he fantaseado eh, me he puesto en marcha con ellos ya :)

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
SEMANA 3: Niñez y autodefinición (Clic para ver el post guía)

La semana pasada fue muy rara por el cambio de cuatrimestre en la universidad que me desestabilizó un montón, pero justamente por eso es hora de ponerse las pilas. Parece mentira que ya sea marzo, pero hemos tenido dos meses de poner las cartas sobre la mesa, así que es el momento preciso para empezar a moverse ya.

Voy a echar papeles para el traslado de facultad, que no es seguro pero más vale hacerlo ahora en el plazo por si acaso que arrepentirme luego cuando no pueda. También he solicitado beca para irme una semana de inmersión lingüistica. Celebré el año bisiesto dando un paseo y merendando en el parque (yo ponía las chuches, mi pareja los dulces y nuestros amigos el batido de chocolate). Y también he fabricado mi primera libreta desde cero, midiendo, cortando y cosiendo las páginas. No me ha faltado el rato de ponerme triste, sin embargo, pero aquí que tenemos una semana nueva para seguir trabajando por nuestra felicidad.

IRA Y SINCRONÍA



Junto con los ejercicios también suelo ir anotando claves que me interesen o reflexiones propias, y también estoy constantemente yendo y viniendo de las páginas anteriores apuntando cosa nuevas que en su momento no vi. Yo admito que soy una perfeccionista empedernida, que lo llevo sabiendo años y que nunca he hecho nada por cambiarlo porque entendía el querer hacer las cosas lo mejor posible como algo positivo. En mi caso, dibujando por ejemplo, no suelo borrar y muchas veces dibujo directamente a bolígrafo, pero he aprendido a disimular todos los fallos y una cosa característica de mi estilo es repasar una línea una decena de veces hasta que el conjunto de trazos queda cómodo a mi vista (esto es un poco TOC también, no soporto las cosas que a mis ojos no están equilibradas, soy de las de alinear las zapatillas junto a la cama cuando se va a dormir y mil cosas más). Pero dibujar me suele salir natural, no hay rato que no esté dándole vueltas a algún monigote. Poner a correr las historias que me invento sí que me cuesta mucho más, porque considero que no sé suficiente narrativa y cosas así, así que mi próximo proyecto deberia ir poniendo remedio a esto :)

En el asterisco quiero añadir al tema una de las cosas que he aprendido en Bellas Artes: el proceso forma el discurso. El discurso es lo que tú quieres contar, tu forma de hacer, todo lo que hace que tu obra sea tu obra y sólo tuya. Uno puede tener cierta idea de lo que quiere hacer antes de empezar, evidentemente, pero sólo será trabajando y observando los matices y rumbos que toma el proyecto cuando este discurso se va enriqueciendo y tomando forma consistente, es decir, el trabajo es lo que te hace crecer. Uno no aprende a montar en bicicleta si no es cayéndose, entendiendo por qué se ha caido y aprendiendo intuitivamente la técnica para mantenerse en equilibrio. Pues esto igual. No hay que preocuparse tanto por tener un gran mensaje al principio, al final seguro, seguro que se irá formando sin que nos demos casi cuenta, porque es un crecimiento natural. Ponerse a peladear sin miedo.

Para trabajar la sincronía a mí me gusta mucho quedar con alguno de mis grupos de amigos dibujantes. El cuatrimestre pasado por exigencias de la asignatura íbamos cada viernes de visita a un museo o galería de la ciudad, pero mi actividad favorita es quedar para comer tranquilamente en una hora y luego dibujar tres horas en grupo. Además nos intercambiamos las libretas, nos enseñamos nuestros avances y bocetos, aconsejamos mutuamente, nos hacemos dibujos los unos a los otros y comentamos cosas de nuestra manera de hacer. 

EL NIÑO INTERIOR


Este bicho de pelo revuelto sigue más vivo de lo que creo.

Mi madre me cuenta que cuando iba a preescolar mi profesora de aquel entonces la llamaba asistir a tutorías con ella de vez en cuando. El motivo era: "Laura, tu niña... ¡no deja de dibujar!". Acto seguido la pobre mujer le sacaba el montón de papeles que había garabateado esos días abstrayéndome completamente de las clases. 

Mini Zape era: traviesa a morir, ratón de biblioteca, creativa a su manera, curiosa empedernida y aún con todo, muy tímida y silenciosa.

Habitaciones: el nido del artista

Mi habitación de niña sigue siendo prácticamente mi habitación actual. Comparto cuarto con mi hermana pequeña (otra con vocación de artista, por cierto) y este está ocupado por un armario-puente enorme que ocupa toda una pared, mientras las camas ocupan el centro y ya no queda espacio para nada más, es una habitación muy poco versátil para reformar, así que los únicos cambios desde entonces han sido ir renovando los dibujos con los que decoramos las paredes y el contenido de las estanterías que nos corresponden -antes era un trastero, así que parte de los armarios siguen conteniendo ropa de mis padres, las cosas de la playa, decoración de navidad, mantas, cacharros, álbumes de fotos...- Es un cuarto difícil para crear.
Nosotras solíamos tener nuestro arsenal de juguetes por el salón, entonces decidieron que ese desorden no quedaba bonito para ser lo primero que se viese al entrar al piso y nos cambiaron a la habitación que era el despacho de papá, otra con un mueble enorme ocupando pared y dejando poco espacio. Así que actualmente yo tengo mi escritorio en una esquina y mi hermana el suyo en la opuesta, compartiendo cuarto con el baúl de la ropa (no sé de dónde sale tanta si siempre nos veo a todos vestidos con lo mismo, en serio) y el mueble de las cosas de papá. Mis ansias de independendia vienen de aquí, de no haber tenido nunca un espacio totalmente propio para expandirme a mi gusto, y llevo años poniendo y quitando cosas para hacer estos rincones más confortables, pero malditos sean esos muebles grandes fijados a la pared que impiden hacer reformas a lo grande, con lo muchísimo que nos beneficiaría un cambio de paisaje y el uso tan pobre que le dan mis padres a la organización de la casa. Si yo la pillase... 

Visto el párrafo que me ha salido, ya sabéis que el tema habitaciones es mi tema sensible, jaja. Como curiosidad, empecé a interesarme por el interiorismo debido a esto, y me pasé un verano entero dibujando planos de casas. 

¿Debería ponerme esta semana a intentar organizar el espacio de nuevo? Sí, por qué no. Una de las claves para contar con el espacio óptimo cuando este es reducido es adaptarlo a la actividad que se esté llevando a cabo en ese momento. Es decir, si este curso no estoy pintando entonces el caballete junto a la ventana se puede guardar. Si veo que este cuatrimestre voy a dedicar más tiempo a la escultura puedo ir sacando los materiales que vaya a necesitar para preparar la zona. Si papá y mamá ya no escuchan la montaña de vinilos ni usan la mantelería y vajilla de la boda... ¡guardadlos en otra parte, por favor!

Y... sorpresa. ¿Es ira esto que siento de repente, lo que comentábamos más arriba? ¿Quiero mi espacio de trabajo ideal y no puedo tenerlo por el momento? Cuánto perfeccionismo, ¿no? (¿Acaso no me pasaba el día dibujando igual cuando estaba en el hospital aunque mi alrededor fuese el peor posible?).

Pero bueno, no era ningún misterio para mí que antes de disgustarme mi arte me disgusta primero mi entorno. Creo que de momento podemos quedarnos con esto, que crear sea natural y que para que las cosas fluyan hay que empezar a trabajarlas. Lo demás ya se irá arreglando, así que mi objetivo principal ahora mismo es conseguir que no me ponga tan nerviosa escuchar a papá dando escobazos por la mañana por casa.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
SEMANA 4: Mimándose (Clic para ver el post guía)

La semana anterior de parón la estuve invirtiendo en recopilar mis progresos, y en poner en marcha un par de cosas. También hablé con algunas personas sobre mis problemitas, que aunque sigan ahí reconocer es el primer paso para superar.

Veamos si ha ido productivo el asunto...

  • He puesto más bonito el pocket journal.
  • He conseguido dibujar en el autobús algunos días sin marearme.
  • He actualizado twitter e instagram con esos monigotes, con relativa frecuencia.
  • He ordenado mi espacio de trabajo principal, y he empezado a hacerme el rinconcito de escultura.
  • También he intentado organizar el espacio en el taller de clase.
  • Anuncié el proyecto de la Libreta Viajera y ya se encuentra en su primera casa de acogida.
  • He llenado el pozo con más cosas bonitas, y organizado en dónde voy guardando estas.
  • He visto una película, «Tú, yo y todos los demás»
  • He decorado mi mesa con una bonita botella de cristal llena de líquido rosa.
  • Me he dado el caprichito del trimestre (ya nada más hasta junio): rotuladores de Tiger y entradas para un festival.
  • He ido a ver una exposición, «Periplos», arte portugués.
  • He asistido a una conferencia en mi universidad del artista Simon Zabell, que disfruté mucho muchísimo.
Las clases siguen con sus más y sus menos, el que no te exige dedicación hasta la muerte es un pasota que hace peligrar mucho la calidad de la asignatura, pero bueno, ahí vamos. Me gustaría dedicar un hueco para hablar del contenido de mis asignaturas, que alguna cosilla interesante se saca de todas maneras (refiriéndome exclusivamente a las clases presenciales, el currazo que se mete uno detrás más vale que sí sea de provecho o te olvidas de aprobar).


La expo recopilaba lienzos de 10 x 12 cm por las cuatro paredes de la sala.

El tema de esta semana son los mimos, esos que siempre pido porque a todos nos gusta mimarnos y que nos mimen, y esos a los que no dedico mucho tiempo porque siempre estoy pendiente de exigirme más de lo que soy capaz de dar en ese momento.

Y en realidad considero que aún así soy la que más me mima, porque soy la primera que me busca momentos tranquilos y como dicen otros, siempre intento sacar algo bonito de todo. Voy a escribir mis propuestas para mimarse y trabajar mejor después, porque en un entorno cómodo y tranquilo y con la mente descansada por supuestísimo que cunde bien.

  • Desactivar notificaciones o silenciar el móvil. De verdad.
  • Masajitos en la ducha: en la cabeza con la espuma y en el cuerpo con crema hidratante al salir.
  • ¡Respirar! Yo me suelo tumbar unos segundos en la cama recién salida de la ducha antes de cenar o en algún momento aleatorio entre tareas a lo largo de la tarde.
  • Asormarse a la ventana y concentrarse en sentir el aire. Intentar imaginarse el recorrido que puede estar haciendo y cómo interactúa con las cosas que haya cerca.
  •  Al cerrar el grifo, concentrarse en cómo de repente todo está en silencio. Respirar lento y profundo. 
  • Escuchar música y cantar. ¡Y bailar!
  • Imaginar sonidos agradables: violines, agua borboteando, cascadas, hojas...
  • Beber agua. Tirarse agua por encima.
  • Hacerse una merienda muy rica.
  • Reírse mucho con alguien.

Las propuestas de Albanie esta vez no las puedo aplicar todas a mí: no hago las Morning Pages, el álbum del bienestar me parece una idea muy bonita pero... ¡no puedo gestionar otro cuaderno más! Creo que en pinterest por ejemplo ya tengo tablones bonitos de este estilo, así que lo doy por sustituto. Llevo mucho tiempo queriendo tomar un baño caliente, pero mis duchas están muy cronometradas y está el tema de no malgastar agua -además creo que si alguien merece darse un baño relajante en casa, esa es mamá-. Lo de vaciar el armario ya lo tenía previsto, quiero hacerme un armario cápsula. El tema del estudio creativo ya lo conocéis. La lista de cosas que comprarle a mí artista sí que me gusta, mira tú :)

Esta lista y mis propuestas son las que llenarán las páginas del diario esta semana.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

SEMANA 5: Archivo (Clic para ver el post guía)

A mí todo lo que suene a organización me suena bien, qué le voy a hacer, jaja. Estas semanas pasadas me he estado organizando y creo que lo he conseguido, mis horarios son ya definitivos y tengo una rutina -que todavía tiene sus puntitas que mejorar-. He recordado algo muy importante, que es saber cuáles son los propios límites y no exigirse más de lo que se puede dar. Esto lo menciono porque sea trabajo de la universidad, creativo o de cualquier otra cosa yo tiendo a llenar mis días de objetivos y aunque es bueno y me da mucha energía estar constantemente activa hay que saber que también hay momentos para descansar. Me pasé dos semana dale que te pego y sucedió que el sábado me vino el bajón en forma de mucho estrés acumulado repentino y el enésimo episodio de hiperventilar y querer tirarme por la ventana o bien romperlo todo. Así que tres días de relajación autoimpuesta después aquí estamos pensando en ello; ratos de relajarse con manualidades o proyectos propios bien, pero ratos de relajarse tranquilo en la cama con una película TAMBIÉN. Como se decía en entradas anteriores, hay que localizar los momentos de bienestar y ser conscientes de lo que estamos viviendo.


A modo de resumen de buenos momentos en este tiempo dejo estos: nuestro tercer aniversario y la tarde com mamá haciendo dulces, el fin de semana donde me fui al pueblecito de marmoto y fuimos al cine y montamos en tren y jugamos y nos quisimos mucho, mis materiales ordenados al igual que mis proyectos y mis espacios (¡por fin!) y una performance que tuve que realizar para clase de la que ya hablaré.

Entrando en las propuestas de la semana ¡me encanta la iniciativa del ARCHIVO DEL DESEO! Creo que sé cuál es el cuaderno perfecto para eso... Hace unas semanas fabriqué una libreta y después del ajuste de páginas me sobraron algunas, así que usé esos pliegos como prueba para coser el lomo, que era la primera vez que lo hacía. Tenía esa agrupación de páginas que se me antojaba muy bonita guardada en el bullet journal, así que ahí se recogerá mi archivo del deseo, y además lo podré llevar siempre encima y mirarlo y motivarme. Así que otra libretita que se suma a la familia. ¡Bieeen!

Respecto a VISUALIZAR EL SONIDO voy a contar mi experiencia con ello, puesto que es una experiencia que ya realizamos en clase el cuatrimestre pasado, para la asignatura de Estrategias artísticas en torno al dibujo.

En nuestro caso se hizo en el aula de dibujo (muy oscura y con el suelo escalonado, no es mi aula favorita), y nos repartimos todos entre el suelo y las pocas mesas, y yo preferí el suelo para irme moviendo de aquí para allá, aunque como fueron 3 horas me iba a una silla con respaldo cuando la espalda empezaba a doler. 
Por el tamaño del lugar y el número de personas no pudimos emplear soportes demasiado grandes, yo tiré de mi cuaderno A3 y de rotuladores, bolígrafos y acuarelas.

Lo mejor de esta experiencia en realidad fue la música, que era tocada en directo. Flauta y violín, ellos en el centro y nosotros alrededor dejándonos llevar. A mí al principio también me parecía una tontería, pero hubo momentos en que conecté de verdad y no era capaz de dibujar sólo moviendo la muñeca, mi cuerpo se balanceaba solo y sentí que todo mi organismo al completo estaba dibujando. Una ocurrencia que me gustó mucho fue cuando la profesora les sustituyó la partitura a nuestros compañeros músicos por uno de los dibujos que habíamos hecho a partir de su música. Es decir, la nueva partitura que tenían que interpretar era la propia interpretación visual de lo que ya habían tocado. Quedó muy curioso, ¡y uno de los dibujos que tocaron fue el mío! 








Admito que en su momento, me pareció también un poco una tontería al principio, y llegaba un punto de las sesiones en que me cansaba. Pero mirándolo ahora con la distancia que el tiempo ha dado (esto fue hace unos tres meses) la verdad es que ahora les veo más interés a las formas y líneas que salieron. Creo que soy capaz de ver implicación personal en esos trazos, vibraciones, y disfrute, que tuvo que haber momentos en que también me lo pasase bien haciéndolo, claro.
También noto que tengo tendencia a componer, veo como paisajes o zonas donde se agrupan más los trazos (que también podrían ser partes diferenciadas que hubiese en la música)... Me cuesta dejarme llevar totalmente y abstraerme, me parece que más bien lo que hago es buscar pequeños universos dentro de ese caos (no sé si me he explicado fatal, pero explicar estas cosas es complicado, jaja).









Estoy pensando ahora que quizás si en lugar de usar herramientas de dibujo intensase inclinarme más hacia la mancha y el gesto y usar acrílicos, por ejemplo, saldrían cosas muy diferentes. Es cuestión de probarlo. Este ejercicio también es interesante realizarlo en otras modalidades que he visto practicar a mis compañeros de curso: un chico se colocó de espaldas a un papel enorme y sin mirar iba trazando con las manos y desplazándose lateralmente, explorando todos los movimientos que era capaz de hacer con esa limitación de postura. Y otra chica cubrió el suelo y con los pies llenos de pintura bailó sobre ese papel. Hay artistas que han realizado performance usando pigmento o pintura y su cuerpo, manchándose completamente, dejando una huella total con todo su cuerpo en una habitación cubierta de papel. Explorar el propio cuerpo, sus limitaciones y sus posibilidades... Si el tema atrae, de verdad que existe mucho material de inspiración y referencia, sobre todo ahora que la performance está consiguiendo más voz :)

Para terminar y hacer vista general, aunque he tenido un pequeño bajón en cuestiones de dibujo a pesar de haber tenido encargos de ilustraciones, estoy probando técnicas nuevas para proyectos de clase, ya que en este cuatrimestre tenemos que dedicarnos a lo bidimensional en una asignatura concreta y yo no quiero pintar, pero tampoco hacer fotografías, porque sigo con ganas de experimentar, mancharme y llenarlo todo de trastos. Así que me gustaría hacer algo estilo art journaling pero aplicado a algún tema y sacar y jugar con mis propias fotografías. Ya tengo una buena carpetita de pruebas y mi archivo de referentes crece mientras investigo, así que en realidad tengo muchas ganas de ver a dónde me lleva todo esto (y algo de miedo por el profesor que lo tiene que juzgar, todo sea dicho).

Como despedida, esta vez voy a dejar un par de regalitos :)

Primero, los nombres de algunos de los artistas que estoy usando como referencia de aprendizaje para eso que os he comentado, prometo que son todos muy interesantes, por si os animáis a buscar alguno:
Andy Goldsworthy, Antonio Hidalgo, Carlos Aires, Chema Alvargonzález, David Jiménez, Juan del Junco, Gabriel Campuzano, Luis Amavisca y Walter de María.

Y lo segundo, uno de los experimentos de postre que hice con mamá. De rellenar un bizcocho sobró crema pastelera, la cual mezclamos con cacao en polvo y fuimos pusiendo capas en un molde alternando con galletas humedecidas en leche hasta que se terminó. Después de un rato enfriándose en la nevera estaba súper dulce y súper bueno, es una especie de tarta de natillas.

(CONTINUARÁ...)

2 comentarios:

  1. Yo también me he apuntado al curso creativo de Albanie Casswell y madre mía, tú sí que estás motivada con el curso, es genial ver tanta energía. A mí me está costando más por toda la introspección que implica, pero bueno, voy poco a poco.

    He visto tu portfolio y me han hecho mucha gracia tus dibujos, son muy cuquis.

    (saludos)

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito Zape, y ¡qué implicación! me ha encantado ver que mi idea de transmitiros el curso de Julia Cameron ha servido de algo ^^
    Un besazo muy muy fuerte.

    ResponderEliminar