Pocket journal

Soy persona de libretas, no lo puedo evitar, la escritura a mano es mi terapia particular. Después de llevar años con diarios anuales y habiendo dejado el anterior a medias por encontrarme demasiado mal, retomé este hábito en enero y me uní al sistema bullet journal.

Este método lo propone Ryder Carroll, y supone un sistema sencillo para organizar tareas y ayudarnos a ser más productivos. Pero yo siempre apuesto por la personalización, así que tu cuaderno puede ser en esencia lo que tú quieras que sea.

Al mío lo llamo pocket precisamente por eso. Y tiene un poco de todo, pero de momento me está funcionando de maravilla. Cierto es también que no lo utilizo para gestionarlo TODO, pero contiene lo que es esencial para mí, que es parte de su gracia. Invito a investigar el invento, posiblemente todo el que sea otro amante empedernido de las listas, las libretas bonitas y la organización caiga rendido a sus pies.



Mi cuaderno 

Las cosas a las que suelo echar mano para ponerlo bonito son:
  • Bic negro
  • Algún rotulador para subrayar o titulares, normalmente rosa o azul
  • Clips, washitape, grapadora, post-its, tijeras, pegamento...
  • Folios de colores, porque soy muy de superponer papeles.

En la parte interior de las tapas tengo puesto un papelito amarillo con algunos datos básicos sobre mí, lo que yo he querido contar. El primer par de páginas lo decoré con fotografías de las que saco y gran parte de las que vienen a continuación fueron iniciadas antes de destinar este cuaderno a su uso actual. Por lo que tenemos:


La hoja de las contraseñas, tapada con un folio en amarillo brillante con el dibujo de una llave y un "¡No mires!". En mis libretas no destaco por ser discreta, no. Pero es una página imprescindible para mí porque no utilizo la misma contraseña en dos sitios y la memoria muchas veces traiciona.



Otra página está dedicada a tags con los que suelo etiquetar las cosas que rebblogeo en tumblr para ordenarlas y poder encontrarlas después, y aparte, otra con los tags que más busco, porque suelen salir cosas bonitas que me gustan. En estas páginas que dedico a cosas que me gustan suele haber muchos dibujos de estrellitas.
Esto es una imagen que recorté del periódico
para tapar una lista que ya no servía.

Una de las páginas útiles es la de recopilar aplicaciones y sites de interés, herramientas útiles para el ordenador, herramientas prácticas para trabajar... Tengo una nota equivalente en listography, pero nunca viene mal tener una copia analógica de lo digital y viceversa, para cuando no se pueda tener acceso a uno u otro.



Esta es una de mis secciones favoritas, bien señalada con un post-it, mis planes de conquista. Organiza un poquito mis planes a corto, medio y largo plazo. Tiene una libretita A6 donde todo se detalla más y que suelo llevar en el bolsillo de la mochila.


Y esta es una sección a completar, porque de momento está muy escasa. Recopilo el nombre de mis fuentes de texto favoritas y espero que mis conocimientos en el tema se amplien mucho más en cuanto empiece a repasar mis apuntes de tipografía.



En este punto más o menos empiezan los escritos actuales, que empezaron a organizarse justo al empezar el año. Comenzando por el contenido de mi mochila/bolso, los básicos que debo llevar encima siempre. Cerca de aquí tengo una página a la que le hice un bolsillo para poder meter una tarjeta grande -queda súper gracioso-. En esa tarjeta tengo guardados mis logros durante 2015.



En uno de mis pares de páginas favoritos tengo la organización de mi armario. Empieza con un recuento muy básico de un día que organicé la ropa interior y las camisas, pero ahora que he hecho limpieza en cuanto a cantidad tengo que volver a revisarlo todo y organizarme conjuntos para ir ligera. Hay un bolsillito de esquina esperando para eso. La ropa me gusta, pero de años acumulando hay que discriminar y depurar y quedarme sólo con mis cosa favoritas, desde luego.


Las notas del año actual como tal comienzan en esta bonita página verde donde dejo mis propósitos principales y declaro que estoy llena de intención de cumplirlos. A continuación detallo algunas acciones a llevar a cabo para alcanzar estos objetivos. Este año me exigido menos, que en realidad es más.


Una de las directrices originales del bullet journal que me parecen muy útiles es la del calendario, y eso sí que lo he puesto en el mío, porque siempre me es útil ver lo que vendrá y lo que ha sido de un único vistazo. Durante el curso suelo llevar en el archivador de clase, de hecho, el mes actual en un A4, y con notas y flechas voy haciéndome una idea de todo lo importante y del tiempo del que dispongo. En el calendario general del journal anoto los eventos en mayúscula y los logros los marco con una estrella.


Me gustan mucho las pestañas y los desplegables, y tengo una pequeña caja de pandora dedicada a ir anotando las notas cuatrimestrales que voy sacando en la universidad.


Un puñado de páginas lo tengo dedicado a llevar una cuenta de gastos, aunque de momento esto no se me está siendo demasiado útil, a no ser que ponga todas las migajas que dejo a diario en autobús y algún dulce de setenta céntimos de la máquina de la facultad o un bolígrafo. Mi problema además es que no tengo ni ingresos fijos ni gastos fijos, por lo que va todo muy a cuentagotas, y además no sale todo del mismo sitio. Así que sólo terminé apuntando las compras más grandes o inaplazables, los caprichos y a principio de cada semana anoto cuánto tengo en el monedero para sí llevar un control ahí, porque lo del banco lo llevo por otro lado y de ahí procuro no tocar demasiado. Osea, mi objetivo es saber dosificar lo que tengo y ahorrar lo que pueda.

Para cuando el tema económico esté más estable sí que me han sugerido las libretas Kakebo, en las que seguro caeré. Lo que sí que me es utilísimo ahora mismo es el calendario de compras, similar al general, donde de un vistazo tengo todos los gastos que vendrán y así me hago una idea rápida de si es el mes idóneo para darme un capricho. También tengo por aquí una wishlist y una lista de futuras compras, lo necesario que se irá consiguiendo poco a poco pero no urgente ni imprescindible.


Tengo un par de hojas para notas, por ejemplo algún recordatorio de cosas que quiera hacer y una de listín para los números de teléfono más recurrentes. Y dejé por último un puñado de páginas en blanco para listas que me surgan (de momento hay una con películas interesantes que me han descubierto las clases de cine)...



El resto son páginas de diario,donde esta vez mi escritura será mucho más libre que los años anteriores. Porque al fin y al cabo, es tu libreta, no hay normas ni plantillas, sólo lo que tú necesites.

No hay comentarios:

Publicar un comentario