Diario visual || Para calmar a la ballenas

Tengo la barriga llena de ballenas desde niña -por eso estoy tan delgada; no me cabe mucho más- y como las ballenas son tan grandotas hacen que el estómago me pese -por eso tampoco me muevo demasiado; me canso enseguida-.

También tengo un par de conejos con uñas que a veces se enganchan en el esófago y se empieza a deslizar hacia abajo; como si fuese un tobogán. Soy una niña-parque de atracciones.

Así que poco a poco también voy teniendo trucos para decir "Eh, está cerrado por hoy".
Cuando empiezo a agitarme por el pasillo voy a por una infusión de hierbas ricas que huelan muy bien. Otras veces escojo un color y me pongo a montar caras en el cubo de rubik. También dibujo, dibujos rápidos como este de abajo, dibujos de "voy a sacarme las tripas aquí porque no debería sacármelas de verdad". Pero lo más, lo más importante para mí, es concentrarme en algo. Volver a sentir que estoy pisando el suelo y que mi cuerpo funciona bien. Así que lo que más hago últimamente es cantar. Cualquier cosa, porque la clave es intentar entonar y recuperar la voz y ajustar la respiracion a un ritmo (porque hacer respiración consciente me pone más nerviosa, hay que disfrazar el ejercicio). Y me canso al rato, obviamente. Pero al menos he recuperado un punto de referencia para seguir.

La canción 
Sentirse tranquilo y en paz de verdad que es un tesoro, así que pensad de vez en cuando en cosas que os hagan muy felices y abrazaos a ellas, y si tenéis energía también podéis salir a explorar y buscar cosas nuevas, como yo que he descubierto que me gustan la caligrafía y bailar cuando nadie mira :)